Francisco López Muñoz imparte una conferencia sobre Ramón y Cajal dentro del ciclo de conferencias “Ciencia en el Real Casino de Madrid”

Francisco López Muñoz, vicerrector de Investigación y Ciencia de la Universidad Camilo José Cela, ha impartido en el Real Casino de Madrid la conferencia titulada “Cajal y su compromiso patriótico y social, más allá de la ciencia”, dentro del ciclo de conferencias “Ciencia en el Real Casino de Madrid”. Fue presentado por José Ignacio Ruiz Rodríguez, catedrático de Historia Moderna de la Universidad de Alcalá y vicesecretario del Real Casino de Madrid.

Tras comentar algunos datos biográficos del Premio Nobel que ayudarían a la audiencia a entender su posicionamiento socio-político, López-Muñoz analizó los planteamientos filosóficos, humanísticos, culturales e incluso políticos de Cajal, poco conocidos por el público general, incluyendo sus habituales y frecuentes alusiones al sentimiento patriótico. Se comentó cómo Cajal ocupó una serie de cargos políticos como consejero de Instrucción Pública o senador vitalicio, todos ellos cargos no remunerados y aceptados tras garantizársele su independencia de criterio político. Cajal también promovió medidas políticas necesarias para implementar un sistema de formación internacional para profesionales aventajados, que acabaron de fraguar en la creación de la Junta para Ampliación de Estudios, de la que fue presidente, y, como adelantado también en el ámbito de los derechos sociales, incorporó a la mujer entre los científicos que se formaron en estos centros de investigación pioneros en España, en un momento en que la presencia de la mujer en la Universidad era prácticamente anecdótica.

López-Muñoz incidió en una experiencia vital de juventud que tendría mucho que ver en la consolidación del pensamiento humanista cajaliano, Cuba, y cómo el Desastre Colonial y la guerra con Estados Unidos marcaría, de forma sustancial, su pensamiento político y social y la forma de entender España durante el primer tercio del siglo XX. Se comentó también cómo tras la pérdida de Cuba, y tras un periodo de reflexión personal, Cajal se aventuró en el mundo de la política, a través del Movimiento Regeneracionista, liderado por Joaquín Costa, destacando sus aportaciones en el ámbito cultural y científico. La influencia de estos hechos condicionaría también la configuración posterior, a lo largo del resto de su vida, de la idea de patriotismo que siempre defendió Cajal y cómo se apoyó, para esta configuración, en la obra cumbre de Miguel de Cervantes. El ponente resaltó que, para Cajal, el “quijotismo debería constituir una forma patriótica de afrontar la vida y el trabajo, donde el afán de justicia fuera una aspiración ineludible y el sentido del sacrificio personal una máxima indispensable”.

La conferencia concluyó resaltando el lema cajaliano en esta materia, “¡A patria chica, alma grande!” y cuáles serían sus principales armas: “la voluntad, la perseverancia, la tenacidad y el trabajo diario”.