La UCJC celebra su Acto de Graduación 2022

La Universidad Camilo José Cela ha celebrado la ceremonia de graduación de los alumnos de grado, postgrado y formación profesional que se han graduado en el año académico 2021/22. Alrededor de tres mil invitados, entre estudiantes y familiares, han acudido al acto para celebrar el final de la etapa universitaria de los alumnos de la promoción de 2022.

La ceremonia, encabezada por la comitiva de doctores de la Universidad Camilo José Cela contó con la voz de fondo de la soprano ucraniana Tatiana Melnychenko, acompañada al piano por Mendmaa Dorzhin, que interpretó el tradicional Veni, Creator Spiritus.

Nieves Segovia, presidenta de la Institución Educativa SEK, pronunció el discurso de apertura dando la bienvenida a todos los estudiantes presentes en el Campus de Villafranca de la UCJC. “Los dos años que hemos vivido de pandemia probablemente equivalen a diez, al menos en términos de disrupción, adaptabilidad y flexibilidad. Todos habéis sido ejemplares en vuestra adaptación al cambio, en vuestra voluntad por superar las adversidades que imponían las restricciones sanitarias”.

Asimismo, la presidenta invitó a los graduados a continuar formando parte de la comunidad universitaria a lo largo de su vida, pues “espero que vuestra experiencia educativa en la UCJC no termine hoy, que sepamos ser siempre buenos compañeros de viaje en lo personal y profesional”, y explicó el propósito del Proyecto 2025 “un ejercicio colaborativo que nos permita definir nuestro nuevo rol y nuestras nuevas responsabilidades para acompañaros a lo largo de toda vuestra vida, que nos permita encontraros donde estéis para llevaros hasta donde queráis llegar”.

Alberto Durán, padrino de la promoción 2022 de la UCJC

Alberto Durán, vicepresidente primero de Coordinación Institucional, Solidaridad y Relaciones Externas del Consejo General de la ONCE, felicitó a todos los estudiantes por su logro académico.

En su discurso, Durán se dirigió a los graduados para darles once consejos para su futuro. “Os deseo suerte, las mayores de las suertes. Pero la suerte hay que buscarla, en la vida hay que ganársela” y les recordó la importancia de cuidarse “por dentro y por fuera” porque “la discapacidad del futuro es la discapacidad mental. Cuidaros, porque de esto no está libre nadie”.

Tras el discurso del padrino de la promoción, se dio paso a la presentación de todos los alumnos que se graduaron en cada una de las titulaciones de la universidad, tanto de grado, como de postgrado o formación profesional.

Posteriormente, se realizó la entrega de los Premios Extraordinarios de la Universidad Camilo José Cela a los estudiantes más destacados del curso de grado, posgrado y formación profesional de las distintas facultades de la UCJC. Además, también tuvo la oportunidad de pronunciar unas palabras María Rico Fernández, estudiante del Doble Grado en Maestro en Educación Infantil y Primaria, que afirmó que “todos nosotros tenemos un talento oculto, todos tenemos algo en lo que destacamos, todos aspiramos a eso que llamamos sueños, y que estoy segura que lograremos cumplir. Os deseo que encontréis vuestra fortaleza y luchéis por vuestros sueños”.

“¿Qué queréis cambiar?”

Emilio Lora-Tamayo, rector de la Universidad Camilo José Cela, clausuró el Acto de Graduación con un discurso en el que subrayó que “ahora se abre un nuevo camino, un futuro para el que os habéis dotado de un necesario bagaje de conocimiento, competencias y habilidades que, con un carácter transversal, habéis aprendido estos años y que os permitirán adaptaros a entornos, circunstancias y oportunidades futuras”.

El rector recordó que los métodos de aprendizaje innovadores e interdisciplinares que han tenido los graduados en estos años “han sido diferentes, y eso sin duda es una ventaja. No olvidéis que el conocimiento solo es útil cuando circula, cuando se interconecta, cuando supera las paredes de nuestro despacho, biblioteca o laboratorio y tiene un impacto social real”.

“Precisamente los cambios tan disruptivos y acelerados a los que nos enfrentamos, junto a esas nuevas responsabilidades profesionales que os esperan, no pueden hacernos olvidar que también tenéis que aprender a ser felices y que ese propósito esencial de la vida también tiene su recorrido formativo. El acceso al conocimiento, queridos alumnos, tiene que estar unido a la alegría”.