Hackathon: cocreación de la universidad del Tercer Milenio

La educación universitaria debe contar con la opinión y las necesidades de sus principales actores, los estudiantes. Para ello se han organizado un Challenge y un Hackathon en los que han participado más de 700 alumnos de diferentes universidades de todo el mundo y más de 300 colegios e institutos de los cinco continentes. El objetivo ha sido saber ¿qué universidad necesitan los estudiantes de hoy?

Para presentar el Hackathon han tomado la palabra Eva Cano, Director of International Relations & LanguageLab at University Camilo José Cela (UCJC); Beatriz Carratalá, Project Manager, SEK Education Group; Zaynab Berriche Representative of the International Mobility Student Community, University Camilo Jose Cela (UCJC,) y Jennifer Cuesta, SEK-Ciudalcampo student.

Según ha comentado Eva Cano, se pretende establecer un modelo centrado en el alumno, con un aprendizaje permanente, con centros nómadas y escenarios variables, con nuevos roles de enseñanza y aprendizaje, con áreas de experimentación, y con un pensamiento libre y crítico.

Para llegar a este modelo la propuesta para el trabajo de los estudiantes ha partido de una premisa: qué necesita la universidad para ser mejor. Con esta idea básica, los participantes se ha tenido que centrar en proponer tres elementos que se deberían añadir a la actual educación superior, qué tres se deberían eliminar y, por último, los tres que se deberían guardar y conservar.

La alumna de SEK International School Ciudalcampo, Jennifer Cuesta, ha aportado un dato sobre el que ella y sus compañeros comenzaron a trabajar: en la mayoría de los casos, los estudiantes acceden a la educación superior por hábito, por costumbre, pero tras el primer año, un 28,8 por ciento de ellos abandona los estudios. Con este dato y tras investigar sobre la realidad de diferentes universidades llegaron a unas conclusiones sobre la educación superior: existe falta de transversalidad, poca flexibilidad, contenidos y metodologías poco atractivas, y una gran diferencia entre los programas académicos, los estudios y la realidad de profesionales que demanda el mercado laboral.

Por su parte, Zaynab Berriche, actual alumna de la UCJC, además de resaltar la relevancia de que el desarrollo de la educación superior cuente con sus participantes, ha destacado que una de las ideas comunes, a lo largo de estos días de trabajo, ha sido la necesidad de encontrar el equilibrio entre conocimiento práctico y teórico.

Asimismo, los estudiantes demandan que la digitalización sea el paraguas común para todos los actores: profesores, alumnos y planes de estudio; que se implemente la ayuda externa para la especialización; que se creen espacios comunes para resolver problemas, y que se esté en permanente contacto con instituciones internacionales, para saber qué está ocurriendo y cómo evolucionan otras universidades del resto del mundo.

Para Zaynab Berriche, los estudiantes tienen que estar involucrados en sus estudios, en su metodología, formas y formatos, pero también deben liderar su desarrollo y avance planteando no solo los problemas existentes, sino soluciones de futuro y fortalezas del presente.

Por último, Beatriz Carratalá, de la Institución Educativa SEK, ha querido resaltar que la actividad no solo ha sido enriquecedora, sino también divertida, y que sin duda va a aportar nuevas visiones, soluciones y posibilidades para la universidad. Ha agradecido la participación de 22 universidades, de 9 colegios e institutos de todos los continentes, y ha felicitado a los 13 finalistas, de los que saldrán los equipos ganadores y cuyas propuestas se conocerán en los próximos días.