El bienestar de los estudiantes y profesores, indicador de éxito para las universidades del tercer milenio

La Universidad Camilo José Cela (UCJC) ha celebrado hoy el segundo día del Global Education Forum que entre otras cuestiones relacionadas con el futuro de la educación superior se ha ocupado de intentar dar respuesta a una pregunta: ¿Cómo reforzar el bienestar y la felicidad de los estudiantes para favorecer el éxito académico?

El evento ha contado con la participación de expertos del ámbito educativo que han aportado su visión sobre cómo el incremento de los niveles de bienestar en los estudiantes puede llegar a impactar de forma positiva en sus expedientes académicos. Durante la jornada se han analizado también los retos que la enseñanza reglada universitaria necesita acometer para convertirse en el catalizador del talento que finalmente llega a las empresas.

En el discurso de los participantes ha cobrado importancia de forma destacada el bienestar emocional, psicológico y físico de los estudiantes. Bajo el lema de “Aprender bien, hacerlo bien, y estar bien”, se abrieron las ponencias con la participación de David H. Clifford, cocreador del sistema de aprendizaje llamado “Diseño Liberador”, quien durante su participación señaló que “para el bienestar común debemos alcanzar un nivel de empatía con el que no nacemos, por esto debemos ser quienes construyan y trabajen en su propia empatía, ya que es algo que se crea, no solo pasa”.

A continuación, y aplicando la misma temática del Design Thinking en educación, Lym Murray Chandler, Assistant VP, Learner Engagement and Academic Innovation, Southern New Hampshire University expuso durante su participación cómo integrar espacios de relajación creados para los estudiantes en los que puedan liberar sus frustraciones en confianza, así como la conexión entre estudiantes dentro del campus o incluso entre distintos campus para crear un ambiente de bienestar y comodidad.

El ‘Design Thinking’ y el bienestar empiezan con la empatía

El bienestar se alcanza a través de la empatía, saber lidiar con los sentimientos negativos naturales y entendiendo que el éxito académico es solo el medio para conseguir un fin mayor. Las universidades han de entender que el bienestar individual y general, de estudiantes y profesores, es un indicador de éxito, y con el tiempo, demostrará resultados académicos y profesionales positivos. Se trata de una de las principales conclusiones extraídas durante la participación del panel de expertos, y compartida durante el tiempo dedicado a las mesas redondas celebradas durante la jornada.

Durante el tiempo dedicado a las mesas redondas, que estuvieron moderadas por Miguel Ángel Pérez Nieto, decano de la Facultad de Salud de la Universidad Camilo José Cela, se abrió la conversación en torno a los conceptos de felicidad y bienestar en el ámbito académico universitario, llegando a la conclusión, casi igualitaria, de que no se debe “visualizar a la felicidad como una obligación, una expectativa definitiva o el significado de éxito”.

En la protagonizada por la participación de Juan Ramos Cejudo, Israel Mañas y Gonzalo Hervás, conocedores del área de la salud psicológica, el mindfulness y la investigación se concluyó que el bienestar y la felicidad van de la mano, la inclusión de estas en la vida académica son una obligación para el bien del estudiante y de los profesores.

Gonzalo Hervás explicó que “se debe monitorizar mucho más el bienestar de toda la comunidad universitaria. Para que pueda ser común como universidad, incluyendo trabajadores del centro, profesores, y alumnos, la oscilación entre los sentimientos negativos y la felicidad debe ser constante en cada persona, entendiendo que es algo natural. Percibir a la universidad como una comunidad con un rumbo en común es clave para el bienestar general. Ya que, en ocasiones, estudiar parece el fin y no el medio, cuando realmente el fin es alcanzar un título universitario, desarrollar pensamiento crítico y crecer como persona”.

La jornada se clausuró con la mesa redonda “Conectando el cerebro y el bienestar”, En la que Álvaro Fernández, analista de Innovación y Mercados para Tecnologías de Salud Mental y Cognitiva, CEO de SharpBrains.com destacó que: “debemos invertir en nuestro cerebro, dedicarle tiempo, aprender sobre él; entender los aspectos negativos y positivos, aprender a trabajar en él y saber cómo nos beneficia la salud mental en nuestro día a día. A lo que añade; “hay aprender también a lidiar con nuestro estrés y frustración, deben ser manejados, y drenados de manera saludable, tanto los estudiantes, como los profesores deben aprender a lidiar con el estrés a través de la calma y relajación”.