La Cátedra Ferran Adrià de la UCJC será la sede de la Selección Española de Cocina Junior

La Selección Española de Cocina de Competición ha presentado oficialmente la ´Selección Española de Cocina JUNIOR`, un equipo nacional de Alta Cocina de Competición en las categorías Sub-18 y Sub-21 preparado para representar a España en foros internacionales y para competir en campeonatos como los organizados por WORLDCHEFS (World Association of Chefs Societies), la mayor organización culinaria existente, con 110 países miembros y más de 10 millones de Asociados. El acto de presentación se celebró en el Palacio de Cibeles de Madrid en el contexto de una Asamblea Extraordinaria de la Selección.

Entre otras organizaciones, el Equipo Nacional Junior cuenta con el apoyo expreso de la Cátedra UNESCO de Alimentación, Cultura y Desarrollo UOC y de la Cátedra Ferran Adrià de la Universidad Camilo José Cela, que además es la Sede Ejecutiva del Equipo Nacional Junior. Este equipo de cocina junior en España está impulsado por World Gastronomy Institute (WGI), con quien la UCJC ha firmado recientemente un convenio de colaboración.

Una de las grandes noticias que se dio en la presentación oficial fue la incorporación de Ferran Adrià como presidente del Consejo de Honor de la Selección Española de Cocina de Competición y de la Selección Junior.

Rosa Mª González-Vivas, directora de la Cátedra Ferran Adrià de la UCJC, recibió una chaquetilla de la Selección Junior para Ferran Adrià, presidente del Consejo de Honor del Equipo, y transmitió un mensaje del célebre chef: «La creación de la Selección Española de Cocina JUNIOR es una oportunidad para los jóvenes cocineros y cocineras de nuestro país; sin duda será toda una experiencia enriquecedora, donde lo importante es aprender. Creo firmemente que hemos de poner en valor el papel de España como gran potencia gastronómica y esta es una buena posibilidad de darnos visibilidad. Y para nuestros jóvenes es una oportunidad única para su formación. Ellos y ellas son el futuro de nuestra cocina. Muchas gracias a la Universidad Camilo José Cela y a World Gastronomy Institute por hacerlo posible».