¿Cómo es de dinámico el mercado de trabajo actualmente?

La salud del mercado de trabajo se puede observar a través de muchos indicadores. Los más utilizados son la tasa de desempleo que publica el INE cada trimestre, el número de afiliados a la Seguridad Social o el número de inscritos como demandantes de trabajo en los registros del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Estas últimas dos informaciones suelen publicarse cada mes.

Sin embargo, hay mucha información que estas estadísticas no llegan a contar y que pueden ser relevantes para entender cuál es la actividad de nuestro mercado laboral. Se puede tomar como ejemplo una empresa que tiene algunas bajas todos los meses que son sustituidas y que, por lo tanto, no tiene efectos netos, ni aumenta ni disminuye el número de sus trabajadores. Eso puede ocurrir por varias razones. A veces se sustituye a un trabajador o trabajadora por no ser adecuado para el puesto; a veces este profesional en cuestión encuentra una oportunidad que considera mejor en otra institución; otras veces ocurre que se disminuye el personal en un departamento para potenciar otro; también hay personas que se jubilan y son sustituidas por nuevos fichajes.

Todos estos movimientos provocan bajas y altas de contratos, que implican a trabajadores que se mueven de una empresa a otra y representan puertas que se abren, y nuevas oportunidades tanto para quién está trabajando como para quién está buscando trabajo. La diferencia entre los meses con un mayor número de estas oportunidades y los meses con menos no se registra en esas estadísticas, ya que se necesita conocer toda la información directamente de las empresas.

El Índice de Dinamismo Laboral (IDL), elaborado por la empresa Meta4, la escuela de negocios IESE y por los profesores Marta Elvira y Stefano Visintin, fue ideado para obtener la información sobre la movilidad en el mercado laboral que no se recoge en las estadísticas oficiales y que, sin embargo, puede ayudar a entender el estado de forma del mercado de trabajo. Es un índice que se elabora a partir de información procedente directamente de las empresas sobre las altas y bajas que experimentan todos los meses. En concreto, de aproximadamente 77 mil trabajadores pertenecientes a 225 empresas distribuidas sobre todo el territorio nacional. Desafortunadamente, se trata de una muestra no representativa del mercado de trabajo nacional, pero puede proporcionar, igualmente, información sobre las tendencias del mercado de trabajo.

En el último informe de octubre de 2020, se constata cómo hoy en día casi cuatro de cada cien trabajadores están involucrados en algunos de los movimientos laborales descritos anteriormente. En total, casi el 2% de los trabajadores de las empresas son sustituidos cada mes.

Estos movimientos eran mucho mayores a principio de 2018, cuando el mercado de trabajo se encontraba en un momento de mayor dinamismo, es decir, de mayores cambios y de mayores oportunidades. Este fuelle se ha ido perdiendo poco a poco desde entonces.

Además, en el informe se puede ver como estos movimientos han experimentado un claro “frenazo” entre los meses de marzo y junio de 2020, coincidiendo con el Estado de Alarma y el confinamiento.  A partir de mayo, y coincidiendo con el periodo de desconfinamiento, el IDL ha experimentado un ascenso, volviendo a decrecer a principios del mes de septiembre.

Evolución del Índice de Dinamismo Laboral (Meta4 IDL)

En conclusión, el mercado laboral está perdiendo un poco de su dinamismo y hay menos movimientos entre puestos de trabajo, lo que se traduce en menores oportunidades. La situación de crisis de 2020 parece haber aumentado una tendencia que se lleva observando hace casi dos años.