María Neira, directora de Salud Pública de la OMS, participa en el acto de clausura del Observatorio de la Sanidad organizado en la UCJC

Como colofón al I Observatorio de la Sanidad de El Español, que ha tenido lugar en el Campus de Almagro de la Universidad Camilo José Cela, María Neira, directora de Salud Pública de la OMS ha realizado una intervención en el acto de clausura del evento, en la que ha realizado varias reflexiones sobre la pandemia ocasionada por el COVID-19.

Neira ha reclamado en su ponencia, que realizó de manera telemática, que se impulse las transformaciones sociales y económicas que “levanten muros” frente a las nuevas pandemias que están por llegar, y no poner todas las esperanzas en una vacuna que permita regresar a la “antigua normalidad”. Ha pedido, además, que se apliquen estas medidas contra posibles nuevas pandemias especialmente en las grandes urbes, ya que considera que “el coronavirus lo ha tenido más fácil en las ciudades densas y contaminadas”.

Durante su discurso, María Neira ha expuesto tres pilares a tener en cuenta sobre la situación actual de la salud en el mundo. El primero, lo que ha aprendido el sistema sanitario; el segundo, la necesidad de un sistema de preparación y respuesta a las epidemias; y, por último, que los sistemas epidemiológicos no son únicamente una recogida de datos, sino que necesitan una inteligencia y una capacidad para poder utilizar esa información de la mejor manera posible.

La directora de Salud Pública de la OMS ha remarcado la importancia de los profesionales de la salud, que se han convertido en referentes de la lucha contra la actual pandemia. Además, ha mencionado el lado positivo del confinamiento, que ha desembocado en un aire más limpio, por la reducción de la contaminación durante esos meses, y ha recalcado la importancia de reactivar la vida en las zonas rurales. “Este es un momento de repensar nuestras ciudades, de fijarnos en la ‘España vaciada'”, ha afirmado.