La Universidad Camilo José Cela hace públicos hoy veintitrés manuscritos originales del escritor español

La Cátedra de Estudios Hispánicos de la Universidad Camilo José Cela ha presentado esta mañana veintitrés manuscritos inéditos de Camilo José Cela, coincidiendo con el 30 aniversario de la entrega del Premio Nobel al autor español, en un desayuno en el que se han mostrado a los medios de comunicación una selección de diez de ellos.

En la presentación ha intervenido el equipo de investigadores de Camilo José Cela, Raquel Velázquez, Alba Guimerà y Adolfo Sotelo, director de la Cátedra de Estudios Hispánicos de la UCJC, que han explicado el valor de descubrir esta faceta periodística del escritor y han detallado el contenido de estos manuscritos que fueron escritos entre 1993 y 2003. Sonia Betancort, profesora de la UCJC, forma también parte del equipo investigador de estos manuscritos. 

“La riqueza temática de estos manuscritos son fundamentales para conocer la obra total de Camilo José Cela”, ha afirmado Adolfo Sotelo, uno de los mayores conocedores de la figura del autor en España.

Nieves Segovia, presidenta de la Institución Educativa SEK –grupo educativo al que pertenece la UCJC—, ha asegurado a los asistentes al inicio del acto que “como presidenta de la Institución SEK, es un orgullo contar con una parte tan representativa de la obra periodística de Camilo José Cela en nuestra Universidad, escrita de su mano con toda la intensidad y el significado de sus palabras. Además, estos Manuscritos se corresponden con los años en los que Camilo José Cela estuvo implicado personalmente en el desarrollo del modelo educativo de nuestra Universidad”.

Por su parte, el rector de la Universidad, Emilio Lora-Tamayo ha subrayado que “dar visibilidad a la obra de uno de nuestros grandes escritores, máxime cuando llevamos su nombre, está dentro de los objetivos de nuestra Universidad de integrar la cultura de las Humanidades y la cultura científica junto al desarrollo tecnológico. Añade un elemento más a nuestro esfuerzo diario porque la lectura gane cada día nuevas voluntades, en un mundo lleno de información y arrastrado por la aceleración tecnológica”. El rector ha añadido que “los manuscritos que hoy podemos admirar son una ventana directa al conocimiento y al entendimiento. Además de permitirnos disfrutar del cuidado y minucioso uso de la lengua de la que siempre hizo gala Camilo José Cela”.

Cela inició su última etapa periodística el 21 de noviembre de 1993, cuando se publicaron algunos de estos artículos en la serie “El color de la mañana” del diario ‘ABC’. “Con la venia” es el título del primer artículo de la serie: “Aquí comparezco de nuevo para ser leído, señoras y señores, con la venia de todos ustedes, que para eso están, con permiso de la autoridad competente y si el tiempo y otros amargos desmanes no lo impiden. Amén”. Estos cuadernos escolares de 21 por 14 centímetros contienen la tabla de multiplicar en su cubierta trasera y constan aproximadamente de 70 páginas, y son fedatarios de su génesis y redacción.

La frecuencia inicial de los artículos era de cinco entregas semanales, pero a partir de mayo de 1996, cuando el escritor cumplió 80 años, la periodicidad fue de un artículo semanal que tenía por costumbre ver la luz los domingos. En total Cela escribió más de setecientos artículos, que convierten la serie “El color de la mañana” en la más extensa de la historia del periodismo de Cela desde sus inicios, tras la obtención del carnet de periodista el 27 de mayo de 1943. El último artículo (póstumo) trata del escritor José María Sánchez Silva, que falleció el 13 de enero de 2002, cuatro días antes de que lo hiciera Cela.

Como se desprende de la fecha de publicación del tomo en “El color de la mañana” sólo se agavillaron los artículos que van desde el inicio de la serie hasta el 13 de enero de 1995. Suman doscientos cincuenta textos.

Los manuscritos revelan la labor paciente de su redacción, con una lengua precisa y rica, y el trabajo que Cela hacía en torno a la historia, la política, la sociedad y la cultura en los últimos años de su vida. Coincidiendo con estos años, el autor publicó tres novelas, entre ellas, ‘Madera de boj’. Su lectura se enriquece a la luz de estos cuadernos, que son parte imprescindible del último Camilo José Cela.

Los manuscritos han sido adquiridos y custodiados por la Universidad Camilo José Cela, de la que el escritor español es su Rector Honorario y Vitalicio desde que el 16 de octubre de 1999 colocó personalmente su primera piedra junto a Felipe Segovia, primer rector y alma mater de la UCJC.