Peter Hayes, referente internacional sobre el Holocausto, aborda en la Universidad Camilo José Cela las grandes preguntas sobre la Shoá

El inmenso crimen que supuso la Shoá ha dado lugar a una ingente labor por parte de investigadores e historiadores. Sin embargo, tras 70 años de producción bibliográfica, académica y divulgativa las preguntas aún siguen teniendo una magnitud extraordinaria. ¿Por qué no se revelaron los judíos? ¿Por qué recibieron tan poca ayuda desde el exterior? ¿Por qué se dieron diferencias tan fuertes en las cifras de muertos entre comunidades judías tan próximas como Francia y Holanda?

Peter Hayes es historiador, pero no uno más: es el gran referente mundial sobre el Holocausto. Profesor emérito de la Northwest University y exdirector del Museo del Holocausto de Washington, ha visitado el campus de Almagro (Madrid) de la Universidad Camilo José Cela para protagonizar un coloquio en el que puso sobre la mesa varios de los interrogantes antes expuestos y algunas de sus respuestas: la comunidad judía, en especial la que vivía en Alemania, se vio acorralada desde un primer momento y ya desde abril de 1933, con Hitler ya asentado en el Reichstag, se vio incapaz de hace frente a un enemigo numeroso, armado y dispuesto a llegar hasta el final en sus intenciones criminales ante la pasividad de las clases empresariales del país.

Hayes explicó además en su disertación cómo la gran mayoría de las muertes se produjeron tan solo en los 11 meses que van desde marzo de 1943 a febrero de 1944. El académico y escritor, explicó además que los aliados, e incluso el mismísimo Primer Ministro Churchill, tenían ya desde 1942 informes detallados de la situación de persecución y exterminio a la que se enfrentaban los judíos, pero en un primer momento no era posible actuar por falta de aviones con suficiente alcance. A partir de 1944, las prioridades militares impidieron a los aliados tomar las medidas necesarias.

En la conversación participaron también por parte de la Universidad su Rector, Samuel Martín-Barbero, y el Director de la Escuela de Postgrado, Francisco López, ambos extensos conocedores de la realidad del mundo judío y de las implicaciones tanto del Holocausto como del antisemitismo, causa y origen del mayor crimen de la historia de la Humanidad.