El proyecto de I+D+i ‘PielSen’ culmina la primera etapa de su investigación en arquitectura homeostática 3D

La Universidad Camilo José Cela acaba de finalizar la primera etapa del proyecto de i+D+i “PielSen: Arquitectura Homeostática 3D envolvente para crear piel sensible inteligente adaptativa en fachadas de edificios”, que está llevando a cabo un grupo de investigación formado por profesores y alumnos, liderado por Rafael Hernández López, María Dolores Donaire Galiano, Elena Turrado Domínguez, Silvia Salado, Rosana Rubio e Irene del Valle de la Sen, quien introdujo la idea de “segunda piel”, para el desarrollo de su PFC en 2013.

La línea de investigación, financiada por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, así como por los Fondos Europeos de Desarrollo Regional (FEDER) bajo el subprograma RETOS-COLABORACION 2017 por el Ministerio de Economía y Empresa (MINECO), se centra en el desarrollo de una envolvente inteligente para edificios que actúe a modo de una piel sensible. El punto de partida es constituirla en base a 3 componentes: una materia tipo hidrogel/polímero piezoeléctrico envolvente (piel), una estructura soporte del material envolvente (pliegues) y un sistema mallado de sensores 3D (poros).

PielSen aporta un nuevo elemento arquitectónico viable desde el punto de vista técnico-económico, que se desarrolla con un concepto entre la arquitectura bioclimática y el Smart building. No sólo implica el desarrollo de soluciones en el campo de la arquitectura y la construcción, sino en avances relacionados con su impacto en la salud, el bienestar, el medioambiente, los recursos energéticos y la innovación tecnológica aplicada a los propios inmuebles.

La idea es obtener unas envolventes de las fachadas con un diseño que consigue cumplir un papel similar al de la piel. Diseñadas de manera que den una respuesta coordinada a través de la interconexión con el resto de los componentes del sistema constructivo, generando un espacio intersticial entre elementos que pueda entenderse como una piel homeostásica, que reaccione según su medio ambiente y que permita preservar las condiciones del interior de las viviendas, y con ello, la habitabilidad y la salud de los ocupantes.

El objetivo es poder llegar a tener una piel, poros y pliegues para edificios, que incluso sea generadora de su propia energía. Está dirigida a un tipo de mercado que ahorre costes a los consumidores finales, incrementando el uso de las energías limpias.

La ayuda concedida por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades y el MINECO financia al consorcio de trabajo que, bajo el nombre de ‘Retos Colaboración’, colaboran junto a la UCJC en la investigación. Las empresas que forman parte del mismo son FCC Construcción, TAS Iberia, compañía de softwares y servicios, CeDInt UPM, y el grupo de trabajo Acor Technology Group. El proyecto se llevará a cabo por FCC Construcción en un plazo de 36 meses (2018-2020).

MODELO PIELSEN