Samuel Martín-Barbero diferencia tres modelos de educación universitaria en el mundo en ‘Times Higher Education’

Samuel Martín-Barbero, rector de la Universidad Camilo José Cela, ha redactado un detallado artículo para Times Higher Education junto con Adrian Monck, director de relaciones públicas y sociales del World Economic Forum, en el que clasifica en tres modelos diferenciados los sistemas de educación superior universitaria que, desde su punto de vista, existen actualmente en el mundo.

De acuerdo con los autores, actualmente existen tres tipos de modelos de educación universitaria: los igualitarios, los revolucionarios y los globalizadores. A través de estos sistemas educativos, Martín-Barbero y Monck opinan que se pueden clasificar, a su vez, las distintas regiones del mundo en función de cómo sus tradiciones históricas y sus políticas socialmente conservadoras o liberales se aplican a los sistemas universitarios nacionales.

Según Samuel Martín-Barbero y Adrian Monck, el modelo igualitario prioriza el balance y el acceso de los estudiantes a la universidad antes que los méritos individuales, y se financia completamente con gasto público procedente del gobierno. La mayoría de países que se engloban en esta categoría proceden de Europa y Latinoamérica.

El modelo revolucionario, por su parte, se extiende en países con economías en crecimiento y con gobiernos “obsesionados” con los rankings universitarios, que gastan grandes cantidades de dinero en proveer a sus naciones de universidades de magníficas instalaciones y recursos, en palabras de los autores, que opinan que para estos países (entre los que incluyen a Singapur, China, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Catar y Rusia) la educación es un motor para el desarrollo económico que se debe incorporar a su base de producción nacional.

Por último, Martín-Barbero y Monck distinguen un modelo globalizador, en el que los países que lo acuñan (Estados Unidos y, en menor medida, Canadá) tienen sistemas universitarios competitivos, exclusivos, práctico y selectivos, que se basan en los méritos individuales del alumno y en resultados cuantificables.

Para finalizar el artículo, los autores disciernen que, debido al creciente número de universidades a nivel global, es posible distinguir una cuarta categoría, inspirada por los tres sistemas descritos anteriormente, y que es la de los estudiantes que estudian y trabajan simultáneamente desde el comienzo de su etapa universitaria. Esta práctica logra que los estudiantes adopten una filosofía de lifelong learning (aprendizaje durante toda la vida), incentiva su movilidad en su propio país y en el extranjero, y actualiza su currículum en varias disciplinas distintas.

LEER ARTÍCULO COMPLETO (EN INGLÉS)