Un estudio de la UCJC revela que existe una relación directa entre resiliencia y éxito escolar

Bajo el título Valores y éxito escolar ¿Qué nos dice PISA 2015?, la Universidad Camilo José Cela ha presentado un nuevo estudio, en el marco de su Cátedra de Políticas Educativas. En él se consideran cuatro corrientes internacionales de diferente naturaleza que apuestan por un refuerzo del mundo de los valores en el ámbito escolar. El informe describe algunos estudios internacionales previos, de alcance más modesto, para centrarse a continuación en la realización de análisis secundarios sobre el impacto del ámbito de los valores en el rendimiento escolar, a partir de la base de datos de PISA 2015. Dicha base de datos cubre una muestra de 540.000 alumnos de 72 países o economías de todo el globo.

El estudio, dirigido por Francisco López Rupérez, director de la cátedra y expresidente del Consejo Escolar del Estado, con la colaboración de la profesora Isabel García García, ha seleccionado tres factores medidos por PISA 2015 que guardan una clara relación con el ámbito de los valores: la resiliencia, el absentismo y el clima de disciplina en el aula.

Se han efectuado sendos análisis de regresión lineal entre cada una de esas tres variables y la puntuación en ciencias, e interpretado sus resultados estadísticos. Asimismo, se ha realizado un análisis sistemático de los países que presentan una alta resiliencia, un bajo absentismo, un buen clima de disciplina y un alto rendimiento.

El estudio confirma el impacto de este tipo de variables sobre el rendimiento y señala la notable ventaja comparativa, en esas cuatro variables analizadas, de los países asiáticos con respecto a los occidentales más desarrollados. España aparece, de nuevo, en una zona templada alejada de las posiciones destacadas. A la vista de lo anterior, se propone un modelo conceptual que integra el conjunto de los hallazgos.

Entre las conclusiones del estudio, cabe destacar que “existe una relación intensa y directa entre resiliencia y éxito escolar”, “una relación moderada y de carácter inverso entre el absentismo y los resultados en Ciencias, de modo que cuanto menor es aquel, mayores son estos”, y “existe una relación de intensidad inferior entre el clima de disciplina escolar y las puntuaciones en Ciencias que solo es ligeramente significativa para rangos elevados de la variable independiente”.

El trabajo concluye con tres recomendaciones principales para la mejora de nuestro sistema educativo:

  1. A) Promover una incorporación al currículo escolar formal de los elementos básicos de la “educación del carácter”, o de las “habilidades no cognitivas”, a fin de poder dar respuesta a algunos de los desafíos que tiene ante sí la educación del siglo XXI.
  2. B) Plantear, para el refuerzo de los valores en la educación escolar, políticas educativas integradas, es decir, que tomen en consideración el conjunto de los entornos principales de influencia sobre los alumnos ‐aula, centro educativo y familia‐ y de sus interacciones.
  3. C) Facilitar a los centros educativos, por parte de las administraciones, orientación, apoyo y recursos, desde una consideración del centro a modo de eje central de este tipo de políticas; como un nodo complejo de influencias y de interacciones que resulta decisivo para el logro de los objetivos deseados.

Más información y acceso al estudio completo en:

http://www.ucjc.edu/launiversidad/estructura‐academica/catedras/catedra‐politicas‐educativas/