Un análisis de la LOMCE predice su escaso impacto sobre la mejora de la educación

La Universidad Camilo José Cela ha presentado un nuevo estudio, en el marco de su Cátedra de Políticas Educativas, bajo el título Un análisis de la LOMCE a la luz del principio de Pareto. En él se analiza la “Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa” o LOMCE a partir de este principio, o ley universal de las prioridades, y de su concreción práctica en  la regla 20/80. Dicha regla empírica establece que el 20% de las causas explica el 80% de los efectos. El análisis compara la Ley con las evidencias disponibles sobre los factores que inciden de un modo más relevante sobre el rendimiento de los alumnos.

El análisis, liderado por Francisco López Rupérez, director de la cátedra y expresidente del Consejo Escolar del Estado, toma en consideración, por un lado, el trabajo empírico de John Hattie de 2003 sobre los factores  que más influyen en el rendimiento escolar –capacidad del estudiante, calidad del profesorado, influencia de la dirección, características de la escuela, papel del hogar e interacción entre iguales– y, por otro, los resultados de PISA 2015.

El estudio muestra que la LOMCE ha dejado fuera la mayor parte de los factores que, de acuerdo con esos dos cuerpos de evidencia, tienen mayor impacto sobre los resultados de los alumnos, en particular, la calidad del profesorado.

El trabajo  concluye que “la LOMCE apenas si se alinea con las prioridades que reposan en la evidencia empírica disponible, sino que se apoya, en mayor medida, en otras cuyo impacto sobre los resultados de los alumnos es francamente inferior”. A la luz del  principio de Pareto, se predice la escasa influencia que tendrá la LOMCE sobre la mejora de la calidad de la educación medida por los resultados de los alumnos, y se plantean seis recomendaciones, coherentes con los anteriores análisis, con vistas a la elaboración de una nueva ley educativa.

Seis recomendaciones para la próxima reforma educativa

  1. No anteponer los criterios de oportunidad, que son inherentes a la acción política, a los factores más relevantes de impacto sobre la calidad del sistema.
  1. Abordar sin retraso las políticas basadas en el profesorado. Concretamente las referidas a los procedimientos de acceso a la profesión docente y a los sistemas de formación en competencias profesionales y de carrera docente.
  1. Renovar las políticas de equidad del sistema para que el resultado sea eficaz y eficiente.
  1. Apoyar la autonomía de los centros y orientarlos con vistas a la transición de un sistema burocrático a otro con mayor libertad para su adaptación al contexto, para la innovación y para la mejora, con rendición de cuentas por los resultados.
  1. Promover medidas de calidad en la educación infantil de bajo coste y alto rendimiento, particularmente en entornos desfavorecidos.
  1. Establecer un modelo, integrado y equilibrado, de evaluación del sistema educativo a nivel de centros escolares, Comunidades Autónomas, y España en su conjunto. Evitar duplicidades innecesarias y costosas.