La Fundación Juan XXIII otorga un reconocimiento a la Universidad Camilo José Cela en la presentación de su nuevo centro de estudios para discapacitados intelectuales

La Fundación Juan XXIII ha realizado hoy un evento de lanzamiento para presentar su proyecto para construir una nueva universidad para alumnos con discapacidad intelectual. Al acto acudió invitada la Universidad Camilo José Cela, a la que representó Alena Emilova Sokolova, vicerrectora de alumnos, que recibió un ladrillo conmemorativo con el logotipo de la UCJC, junto con una frase que narraba el sueño de un alumno de la Fundación Juan XXIII.

El acto lo presentó el periodista Javier Lázaro, y comenzó con tres alumnos universitarios que se ofrecieron voluntario para acudir, con los ojos vendados, a un evento del que no sabían absolutamente nada. Estos estudiantes habían participado en la confección de un vídeo que mostraba a jóvenes con discapacidad intelectual interactuando con ellos, ofreciendo el mensaje de que todos eran iguales, con la única salvedad de que los chicos con discapacidad intelectual no tenían una universidad acorde a sus características en la que estudiar.

Carlos, uno de los alumnos de la Fundación Juan XXIII, realizó un discurso que mostraba las intenciones e ilusiones de los que, como él, tienen discapacidad intelectual y no encuentran un centro en el que formarse: “Es importante estudiar para labrarte un futuro, y poder mantener una casa y una familia”, argumentó. “Con vuestra ayuda podremos formarnos y crecer a vuestro lado”, añadió Carlos.

Apoyo de ocho universidades madrileñas

Mar Muñoz, responsable de captación de fondos para la Fundación Juan XXIII, mostró su satisfacción con los acuerdos de colaboración suscritos con ocho universidades madrileñas, tanto públicas como privadas, entre las que se encuentra la Universidad Camilo José Cela. “Nuestros chicos y chicas tienen ganas y deseos de labrarse un futuro y trabajar, pero no podemos olvidar algo obvio, y es la dificultad que tienen”, declaró en su intervención.

Además, Mar Muñoz quiso exponer la realidad de los jóvenes con discapacidad intelectual frente al actual sistema educativo español. “El 40% de las personas con discapacidad intelectual abandonan sus estudios, porque a los 16 años son conscientes de que no pueden acceder a la universidad. Por eso, reclaman sus propios cursos y carreras universitarias”, declaró.

“Nuestro reto es construir el mayor centro de empleo para personas con discapacidad intelectual de España”, dijo, tras lo cual reveló que “ya tenemos la financiación para la primera fase del proyecto“. Tampoco quiso dejar pasar la oportunidad de agradecer el apoyo de las ocho universidades presentes en el acto.

El acto concluyó con la entrega de un ladrillo conmemorativo a cada representante de las ocho universidades que ofrecen su apoyo a la Fundación Juan XXIII en este proyecto, y con unas emotivas palabras de Amparo Martínez, la fundadora de la Fundación Juan XXIII, que recordó los primeros pasos que dio para la creación de esta asociación un 10 de enero de hace ya 50 años, y que cuenta actualmente con 80 alumnos en la sede de Vicálvaro, que abrió sus puertas en 2009.