El profesor Ramón Cacabelos en Mentes Brillantes: “La mayor estupidez de nuestra especie es haber convertido a los fármacos en la tercera causa de morbimortalidad”

El vicerrector de Investigación y catedrático de Medicina Genómica de la Universidad Camilo José Cela, Ramón Cacabelos, ha participado en la V Edición de Mentes Brillantes organizada por El Ser Creativo que, un año más, ha reunido el 13 y 14 de noviembre a las mentes más brillantes del mundo en Madrid y en la que la UCJC ha participado como Partner Académico.

Durante su discurso de 21 minutos “Cerebro, Mente y Genómica Humana”, Ramón Cacabelos ha destacado la importancia de la Medicina Genómica. En sus palabras, “el ser humano quiere saber de dónde venimos, quiénes somos y hacia dónde vamos” y esta disciplina plantea “la gran revolución que permitirá, a través de la lectura genómica, predecir el riesgo y actuar preventivamente sobre él. Hoy tan solo interpretamos los síntomas de las enfermedades y les ponemos nombre”.

En su ponencia, el experto ha cuestionado el papel de la medicina y de la farmacología en la actualidad, pues solo un 26% de la población española es normometabolizadora. Además, ha destacado con ejemplos algunos de los efectos adversos en los genes de medicamentos comunes en nuestra sociedad: el 19% de la población española no debería tomar antiinflamatorios, el 21% de las mujeres en edad fértil no deberían tomar antihormonas o el 20% no debería tomar omeprazol.

Tarjeta farmacogenética: proyecto pionero en la UCJC

El profesor Ramón Cacabelos ha defendido la importancia de educar e informar a la sociedad sobre la importancia de personalizar los tratamientos de las enfermedades. “La medicina genómica da protagonismo a las personas y a los que tienen que prescribirles. Ya no tiene sentido diagnosticar a partir del método prueba y error”.

Por ello, ha destacado la importancia de herramientas como la tarjeta farmacogenética, diseñada en la Cátedra de Medicina Genómica de la Universidad Camilo José Cela y dirigida por Ramón Cacabelos, que permite conocer los fármacos que cada persona puede usar y los que debe evitar con el objetivo de optimizar el tratamiento farmacológico y reducir la incidencia de reacciones adversas y efectos secundarios.

Para solucionar esta circunstancia, la tarjeta contiene el perfil de cada paciente y determina los genes más relevantes en el metabolismo de los fármacos más comunes. De esta forma, se puede conocer si el paciente metaboliza correctamente los fármacos que consume.

“La mayor estupidez de la especie humana es haber convertido a los fármacos en la tercera causa de morbimortalidad”, dijo. “Lo más importante para ser libres es tener la capacidad de pensar, acceder al conocimiento y poder aplicar el conocimiento en beneficio de la especie”, concluyó.