Un estudio de la UCJC sobre bádminton, en el Journal of Sports Phycology and Performance

El bádminton es uno de los deportes más practicados en el mundo, y su importancia en España se está incrementando en los últimos años. Este deporte de raqueta debutó en los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992 y desde entonces figura en el programa de deportes Olímpicos de verano. Pese a esto, existen muy pocos estudios científicos que analicen las características de este deporte, así como la influencia que tiene la competición sobre parámetros biomecánicos y fisiológicos. 

La revista International Journal of Sports Physiology and Performance, con un índice de impacto JCR de 2.25, y situada en el primer cuartil del área “Sports Sciences” ha aceptado para su publicación el estudio titulado “Influence of successive badminton matches on muscle strength, power, and body fluid balance in elite players”.  

Esta investigación fue realizada por los miembros del Laboratorio de Fisiología del Ejercicio del Instituto de Ciencias del Deporte de la UCJC durante el Campeonato de España de bádminton en el año 2011. El objetivo del estudio fue analizar la influencia de la ronda de competición en la fuerza muscular, el balance de fluidos y la función renal de jugadores de primer nivel nacional que participaban en el Campeonato de España.

Las competiciones de bádminton habitualmente incluyen 5 o 6 partidos celebrados en menos de 48 horas. Como principales conclusiones podemos destacar que, conforme avanzaban las rondas de competición, la altura de salto se veía significativamente reducida. Además se encontró proteinuria, hematuria, glicosuria y una mayor concentración de nitritos y cuerpos cetónicos en la orina. 

Estas respuestas renales observadas en los jugadores se produjeron por el descenso de flujo al riñón debido a la alta intensidad de las acciones propias del bádminton que deben mantenerse durante los 40 minutos que dura un partido de bádminton. Los valores obtenidos en este estudio pueden ayudar a los entrenadores y preparadores físicos a adaptar sus entrenamientos a las demandas reales del bádminton en competición. Este estudio es una continuación de la investigación publicada en el Plos One por estos investigadores.