Ralph E. Giesey, historiador, profesor emérito de la Universidad de Iowa, realizó el estudio que ahora se presenta traducido al español, en Princeton, en 1968.

Conocedor profundo de la Historia francesa sobre la que ha escrito importantes obras, el profesor Giesey realiza un profundo y exhaustivo estudio sobre el Juramento de los Aragoneses: al conocimiento de los más destacados historiadores aragoneses, el profesor Ralph E. Giesey ha unido en la presente obra “The Oath of the Aragonese and the legendary laws of Sobrarbe”, un profundo examen de la archivística donde yace la Historia de Aragón.

Haciendo una verdadera criba de la extensa bibliografía que rodea al Juramento, su análisis histórico alcanza desde nuestro san Isidoro, “lumen Hispaniae”, y el “Forum Iudicum”, hasta su más avanzada expresión que tuvo lugar en el siglo XIX durante la intervención de los miembros de la Comisión redactora de la Constitución de 1868, donde algunos académicos hicieron referencia a la independencia del Antiguo Aragón, a los “Privilegios de la Unión” y a la célebre “manifestación” aragonesa, equivalente al “habeas corpus” inglés, en un verdadero renacer del condicionamiento previo al futuro rey.

Un verdadero núcleo que viene a ser en síntesis el meollo de su obra, -a la vez que demuestra un buen estilo literario, que extiende en acerada crítica a numerosos autores españoles-, es el análisis contenido en el Capítulo II, “El Juramento en las obras del siglo XVI”, donde analiza las obras de los autores fundamentales de su estudio, como son: Giovanni Soranzo, François Hotman con su “Francogallia”, más otros escritores franceses (Jean Bodin, Teodoro Beza), Antonio Pérez, -autor de la famosa versión, puesto que ya en su exilio en Francia es quien lanza la frase “y si no, no”-, y Gerónimo Blancas, a quien el profesor Giesey somete a dura y justa crítica.

En Capítulos sucesivos se hace referencia al origen y desarrollo de los Falsos Fueros de Sobrarbe. El Capítulo VII, y último, se refiere al verdadero origen del famoso “y si no, no”, y trata de las trascendentales “Alteraciones de Aragón” (1591-1592). El profesor Giesey se deshace aquí de la “falacia sustancialista”. “sustancialistic fallacy”, esto es, de los enaltecimientos históricos sin base, adoptando, por el contrario, una línea de depuración del pasado y, en fin, recaba para sí la utilidad de su estudio para el conocimiento de la historiografía del Renacimiento, terminando con una sorprendente opinión acerca del posible futuro de Aragón.

Los autores agradecen profundamente al profesor Giesey, habernos cedido los derechos correspondientes sobre la traducción al español y a la Universidad Camilo José Cela, de Madrid, por su ánimo constante y apoyo para que esta obra finalmente pueda ser conocida y difundida en España más ampliamente.