La Psicología fue, durante la mayor parte de su tradición filosófica, un estudio peculiar referido a un objeto particular -la psique o mente- que si bien era diferente a los cuerpos físicos, era también sustancial como ellos. Cierto que en los comienzos de la tradición científica, Wundt intentó extirpar este residuo filosófico para transformar a la Psicología en una ciencia referida al estudio de fenómenos, pero este problema, frente al pretendido optimismo de algunos autores, todavía no ha sido resuelto. De hecho, el problema del binomio mente-cuerpo permanece abierto, a la vez que permanece sin respuesta la pregunta sobre el tipo de objeto que la Psicología estudia e investiga y su posible naturaleza.