Combinando sabiamente el rigor científico con una comprometida mirada poética, este libro pone sobre la mesa del naciente siglo XXI la necesidad de un debate de crítica actualidad: ¿Cómo debe reaccionar la Institución docente ante una sociedad desencantada y eternamente expectante?… Y lanza una primera y provocadora respuesta, para proclamar que la Universidad, con todos sus recursos académicos, arquitectónicos y humanos, ha de construir el futuro a partir de la reinvención de su fecunda memoria… Lo que exige que, definitivamente, oriente su esencia y significación precisamente hacia el hombre.