La UCJC inaugura sus ‘Desayunos de la Educación’ con un análisis de las universidades británicas tras el Brexit

La Universidad Camilo José Cela ha acogido, en el UCJC Campus Almagro, el primero de una serie de ‘Desayunos UCJC de la Educación’, en colaboración con el diario Magisterio. En esta ocasión, el acto ha tratado sobre la ‘Movilidad de los estudiantes europeos tras el Brexit’. A través de las ponencias de Alex de Ruyter, director del Centre for Brexit Studies de la Universidad de Birmingham, y de Caroline Chipperfield, Senior Adviser in Higher Education en el British Council, se ha analizado la situación actual de las universidades del Reino Unido tras la ratificación de su salida de la Unión Europea tras la votación favorable al Brexit.

Samuel Martín-Barbero, Rector de la Universidad Camilo José Cela, realizó un discurso de bienvenida a todos los asistentes en el que aprovechó para advertir de los peligros que puede entrañar para el sistema universitario británico la salida del Reino Unido de la Unión Europea. “El primer riesgo puede ser la pérdida de músculo financiero de las universidades británicas”, comenzó argumentando Martín-Barbero, que también señaló que este hecho podría derivar en una mayor dificultad para contratar profesorado extranjero de calidad por parte de las universidades de Reino Unido.

La primera ponencia de la mañana corrió a cargo de Alex de Ruyter, que explicó, con datos recientes, cuál ha sido la situación de las universidades de todo el mundo en materia de acogida de estudiantes extranjeros hasta ahora. En 2015, China, India y Corea del Sur copaban el 25% de alumnos en universidades fuera de su país de origen. Tan solo China tuvo 330.000 alumnos estudiando en el extranjero en 2012, con una previsión de 500.00 alumnos en 2020.

Según explicó el director del ‘Centre for Brexit Studies’, los países de destino preferidos para los estudiantes que realizan sus estudios en el extranjero son Estados Unidos (el 17%), Reino Unido (el 13%) y Australia (el 11%). Además, Reino Unido acoge anualmente al 40% de los estudiantes europeos que deciden estudiar fuera de su país.

Tras mostrar estas estadísticas, Alex de Ruyter aseguró que “la población inglesa no ha mostrado un interés enfático en abandonar la Unión Europea” –a pesar del resultado del referéndum del ‘Brexit’–, y que la entrada de los europeos es importante para el Reino Unido, porque “suponen el 10% de los trabajadores del país”.

“Uno de cada seis estudiantes universitarios en el Reino Unido es extranjero”

Caroline Chipperfield, por su parte, recordó que las universidades del Reino Unido son, básicamente, universidades internacionales, ya que, según apuntó, “uno de cada seis alumnos en las universidades del Renio Unido proceden de otros países”. Con el Brexit, “las universidades temen una bajada de estudiantes internacionales y, con ello, la marcha del 15% del profesorado”, ha señalado Chipperfield, que considera que “es muy necesario promover la cultura y el entendimiento entre países”.

“Los jóvenes realizan sus estudios en el extranjero porque les gusta viajar, para aprender un nuevo idioma y para aumentar sus posibilidades de conseguir un trabajo en el futuro próximo”, afirmó Caroline Chipperfield, que abogó por la continuación del programa Erasmus+ en el Reino Unido y por la implantación, incluso, de un nuevo modelo de movilidad para estudiantes. Añadió, incluso, la posibilidad de que universidades tan históricas como Oxford establezcan un campus fuera del Reino Unido.