3_rec

Crónica del director del Instituto de Cooperación de la UCJC, Carmelo Angulo, desde el campo de refugiados de Zaatari

El director del Instituto de Cooperación para el Desarrollo Humano (ICDH) de la Universidad Camilo José Cela, Carmelo Angulo, relata, en primera persona y sobre el terreno, su experiencia en Zaatari (Jordania) con UNICEF, organización de la que es, además, director del Comité Español.

Carmelo Angulo cuenta, con detalle, algunas de las vivencias de su viaje, desde su llegada a Amann al recorrido efectuado por Zaatari, donde visitó una escuela de niñas en la misma ciudad, donde asisten algunas refugiadas de la guerra de Siria.

El relato escrito por Carmelo Angulo, reproducido íntegramente a continuación:

Ya estamos en Amann. Una ciudad en progreso constante que tiene un lado moderno y atractivo, en un país pequeño (del tamaño de Andalucía) que desde su estabilidad juega un papel muy importante de colchón en Oriente Medio. Hay mucho tráfico y estamos a 70 km de Zaatari.
 
Vamos con Diana Valcárcel, nuestra Directora de Comunicación, y el equipo de Angels Barceló y la SER. Se ve un parque automovilístico moderno y un urbanismo muy extenso con carácter propio y de tonos uniformes blanquecinos y beige aunque irregular dado que la ciudad está llena de colinas.
 
La salida nos transporta a un paisaje más árido, ondulado  y pedregoso, de aspecto desértico, donde surgen aquí y allá edificaciones dispares. Algunos controles antes del campo nos alertan de que estamos cerca de la frontera con Siria y en la ruta de Irak y se mezclan con puestos de frutas y verduras. Los restos de plástico colorean los campos donde las cabras pastan a su gusto.
 
Entramos al campamento con sus primeros containers a modo de oficinas . Se mezclan tiendas y tejavanas de uralita junto a instalaciones de gestión del campo más grandes  que están alambradas. Allí aparecen los emblemas de UNICEF  por todas partes junto a los de ACNUR.
 
Lo primero que hacemos es visitar una escuela de niñas, grande, limpia y bien organizada donde estudian alumnas de 3 a 14 años que han nacido en el campo y otros que fueron a la escuela en Siria y tienen recuerdos tremendos de la guerra, los bombardeos y los refugios. Se les ve contentos aunque no felices ya que sus vidas son precarias pero sonríen porque aprenden.
 
Les entregamos una banderola desplegable con los mensajes de niños españoles dirigidos a ellos y se emocionan, devuelven las gracias y escriben en el lienzo mensajes de agradecimiento. Parece una escuela española de barrio o de una zona rural. Los niños no saben dónde está España y tratamos de explicarlo como la otra punta del Mediterráneo. 

 

ZAATARI: EL MAYOR PROYECTO DE ABASTECIMIENTO DE AGUA EN CUALQUIER CAMPO DEL MUNDO

De allí pasamos al sistema de abastecimiento de agua para el campo que gestiona UNICEF que reparte cada día 3 millones de litros de agua. Allí Ahmad nos cuenta la compleja organización y logística que permite que 60 camiones cada día hagan el reparto con un sofisticado sistema de depósitos por zonas y de tanques familiares. Cada persona tiene derecho a 35 litros por día y algo más de 40 en verano. Es, según Ahmad, que lleva casi cinco años como encargado, el mayor proyecto de abastecimiento de agua en cualquier campo del mundo.
 
1Posteriormente nos trasladamos a la llamada ‘Avenida de los Campos Elíseos’, eufemismo de casi 2 km de largo en donde florecen, casi más que en la citada avenida en París, cientos de tiendas, pequeños colmados y sitios de comidas. Nos fijamos en una pastelería y un pequeño bar donde compramos dulces y falace que están de cine. Les preguntamos a sus dueños cómo llegaron a montar sus negocios y nos contestan que a través de ahorros o pequeños préstamos, con mucho esfuerzo. Vemos que algún dinero corre y que hay una cierta economía y comercio que surgen como microemprendimientos.
 
 Por fin visitamos una escuela gestionada por UNICEF  y Save the Children que proporciona ‘seguridad, formación y conexión’ en unos barracones para niños que no van a la escuela porque hacen pequeños trabajos fuera del campo. Aquí reciben, con el método Makani, educación informal, desarrollan habilidades físicas y juegan y se conectan por Internet. En Zaatari hay 9 escuelas y 21 centros Makani de educación informal gestionados por Unicef, además de los 36 espacios amigos de la infancia en donde miles de niños reciben educación básica.
 
Cerramos la primera visita a Zaatari. Ha sido intenso y conmovedor. Son miles de retazos de historias increíbles de heroísmo y supervivencia y esconden el anhelo de poder regresar a Siria cuando se pueda. ¿Cuándo? Mientras el proceso de tregua trata de consolidarse y la Conferencia de Ginebra sobre Siria arranca a trompicones con la mediación de NNUU, y de mi amigo Stéfano, aquí se  trata de sobrevivir. 

 

ZAATARI: UNA COMPLEJA PASARELA ENTRE EMERGENCIA Y DESARROLLO

El campo de Zaatari  parece ya casi un asentamiento consolidado, una  ciudad de 80.000 habitantes que aunque no quiera, tiene ya el reto de ser algo más que un refugio, y se plantea poder ofrecer alguna posibilidad de inserción económica y social a sus habitantes. Se trata de la famosa y compleja pasarela entre emergencia y desarrollo. Zaatari  al final, podría acabar siendo una ciudad con edificios estables, quizás rodeada de nuevos campamentos si no se pone fin a la guerra.2
 
Queda para mí claro el esfuerzo sobrehumano del gobierno y el pueblo jordano que con su modesta economía (5.000 euros de renta per capita) ha respondido con una acogida descomunal y generosa. También se ve la mano solidaria de las agencias de cooperación y muchas ONG y gobiernos descentralizados que permiten compensar allí donde Jordania no llega. En estos 5 años de guerra 11.000 millones de dólares han llegado a la región afectada por la guerra como ayuda.
 
El Comité Español de UNICEF ha movilizado casi tres millones de euros para la emergencia gracias a nuestros socios, empresas y aliados. Quiero destacar los importantes aportes de la Diputación Foral de Bizkaia, de los gobiernos de Castilla  y León, Navarra, Castilla la Mancha, Baleares, de las ciudades de  Zaragoza, Valladolid, Logroño etc. En Zaatari se nota la cooperación de UNICEF y sus técnicos, BRAVO GRAN TRABAJO, y la de muchas entidades españolas. Juntos salvamos vidas y tratamos de dar esperanza a los 8.4 millones de niños afectados por el conflicto sirio.
 
Gracias de corazón. Contribuye para que no haya una generación perdida. Llama al 902.314131 para hacerte socio o colabora con esta emergencia.